LOS ZAPANTALONES

Pedir una 46 en una zapatería es una experiencia traumática que siempre se repite de la misma forma: te van a mirar mal, van a hacer como si buscan algo en el almacén y te van a decir con la mejor de sus sonrisas que no les quedan. Si pruebas en otra zapatería reaccionarán de la misma forma, creándose un bucle parecido a buscar “google” en Google, pinchar y buscar “google” en Google, pinchar y… bueno, al final las opciones serán siempre dos: o te llevas una 43 muy elegante que te deformará la columna vertebral o una 46 de unos zapatos que pesan tanto como un cachorro de tigre de Malasia.

 

Con los Zapantalones de Sebastian Errazuriz no sólo tendrás que luchar para conseguir vestir los pies sino también las piernas. No queda del todo claro qué tallas estarían disponibles ni cómo concuerda el tamaño de los pies con el de las caderas, pero supongo que habrá un orden anatómico como en los juguetes por piezas, del tipo a este juego de pies le corresponde ese torso.

Fuente: http://www.nopuedocreer.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s