COMIDA DE NAVIDAD, EL ARTE DE LAS SOBRAS.

No contentos con sobrecargar a tope el sistema digestivo durante la cena de Nochebuena, al día siguiente, el 25 de diciembre, la familia tiene de nuevo otra cita con el deporte de riesgo más genuino de estas fechas: comer hasta reventar.

 

Aunque todavía no se conoce a nadie al que le haya salido el besugo al horno por las orejas, la moderación debe imponerse para no acabar tocando la pandereta en el hospital. Además de los calambres estomacales que puede producir la ingesta, hay que tener cuidado con un esencial.

Y es que de todos es sobradamente conocido que el 25 se come lo que sobra del 24, con los incalculables peligros para la salud que supone la práctica de esta tradición milenaria.

La velada comienza tarde, dado que los asistentes han dormido poco o nada. La cena de Nochebuena ha podido ser tan dura que es posible que en la comida de Navidad haya alguna baja. Tan solo hace falta echar un vistazo a los supervivientes, que aguantan como jabatos y hacen doblete, pero que tienen la cara hecha un cuadro.

Todo el estilismo del 24, con modelito y peluquería incluida, degenera en un estilo casual chandalero el 25. No podemos pedir que los que han estado al pie del cañón la noche anterior vengan como rosas, aunque una sesión mínima de chapa y pintura resulte urgente.

Las únicas que llevan con un porte inigualable el tsunami gastronómico son las madres, pero ya sabemos que estos especímenes tienen superpoderes.

Tal y como ocurrió hace poco más de 10 ó 15 horas, la mesa de la cena vuelve a recomponerse como un puzzle macabro. Las manchas de vino de la noche anterior son tapadas con raciones de embutidos que han dormido ya cortados, arropados por una sábana de papel film en el mejor de los casos. Los langostinos, quién sabe si por pereza o por olvido, también pasaron la noche fuera de la nevera, por lo que tienen la cabeza más negra que la cueva de Alí Babá.

Peor rollo da la mayonesa casera, que espera a los más valientes ubicada en un bol con una capa de tres dedos de salmonela traslúcida y fatal. El capítulo de los entrantes sobrantes se cierra con los mini biscotes que se han quedado blandengues porque ya estaban untados de foie-gras, luciendo este un cerco reseco más oscuro.

Por otro lado, los rigores del invierno suelen ser los responsables de que la comida de Navidad se abra con una sopa. Combatir el frío es fundamental, y más cuando se está destemplado debido a la resaca monumental de la cena de Nochebuena.

Sin embargo, la experiencia puede ser poco grata, ya que el caldo suele llevar una cantidad de tropezones que más quisiera cualquier acuario. Por si esto no fuera lo suficientemente desagradable, a la sopa de pescado se le añaden fideos que suelen cocerse hasta alcanzar una textura incierta, muy alejada de lo que la mayoría tiene asumido como ‘al dente’.

Si este brebaje no ha sido capaz, tal y como dicen las madres, de ‘asentarte el estómago’, no te preocupes porque todavía tienes que hacer sitio a la bandeja de los turrones, que luce una presentación que recuerda las tierras por las que pisó el caballo de Atila.

Aunque estés hecho migas el 25 de diciembre, debes hacer un esfuerzo hercúleo por enfrentarte a la nueva costumbre: abrir los regalos de Papá Noel. Los entrega de regalos de Navidad es esa manía tonta a la que nos han acostumbrado las generaciones jóvenes. Esa excusa para que nos quejemos de la cuesta de enero, pero con todavía más razón.

La cita del día de Navidad también es una oportunidad perfecta para justificar la siesta de una semana que te vas a echar para llegar a la noche del 31 con los electrolitos a tope.  Se podría decir que la Navidad es una carrera de fondo.

Buen provecho, y …FELIZ NAVIDAD !!!!!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s