UNA MAQUINA EXPENDEDORA DE BODAS.

Si ya se venden productos sexuales en máquinas expendedoras, ¿por qué no dar el siguiente paso lógico y poner también bodas? Metes un euro, vuestros nombres y obtienes tu certificado de muerte, quiero decir, de boda. Me río yo de las bodas express de Las Vegas, que ni son tan rápidas ni tan baratas, además no te regalan fichas para el casino como la gente cree, y no me preguntéis por qué lo sé.

 

La evolución serán bautizos, comuniones y licencias de armas. Claro que antes de todo eso sería mejor negocio hacer una máquina que expidiera divorcios, sobre todo antes de que sea necesario lo de las armas, que es una salida fácil pero piensa que el suicidio no está bien visto en nuestra sociedad, ni siquiera cuando es para escapar de un matrimonio tan tortuoso como fácil y rápido de contraer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s