COSAS QUE QUIZÁS NO SABÍAS SOBRE LOS OÍDOS.

Cuando no duelen y su audición es buena, apenas les prestamos atención. Pero eso no quiere decir que no debas saber cuáles son las mejores prácticas con el fin de evitar cualquier tipo de daño permanente.

 

Límpialos con agua. Aunque muchos de nosotros usamos bastoncillos de algodón para quitar el cerumen, no es muy recomendable. Puedes usarlos para limpiar los pliegues por fuera, pero debes ser muy cuidadoso y no lanzarte a la ‘búsqueda y destrucción’, porque sin darte cuenta puedes empujar más la cera o dañar el tímpano.

En realidad, en la ducha podemos limpiarlos de un modo sencillo. Basta con dejar que el agua entre en el oído e inclinar la cabeza hacia un lado para volcarla hacia fuera. Si la acumulación de cerumen es un problema, los otorrinolaringólogos recomiendan usar unas gotas que ayudan a remover y ablandar la cera. También puedes inclinar la cabeza hacia un lado y añadir unas gotas de aceite de oliva o de bebé. Espera un par de segundos para que se disuelva, y luego inclina la cabeza en la dirección opuesta. Si ninguno de estos métodos funciona, pide cita al médico.

La cera cumple una función. Se cree que forma parte del proceso de auto-limpieza del oído ya que ayuda a equilibrar el PH y tiene propiedades antibacterianas. A nivel práctico, tiene una función preventiva porque ‘captura’ la suciedad, evitando que entre en el oído interno. Además, resulta venenosa para algunos insectos y microbios.

Son poderosos, pero delicados. El martillo, el yunque y el estribo son los tres huesos más pequeños del cuerpo. Actúan como amplificadores, convirtiendo la energía de las ondas de sonido en el aire desde el tímpano al oído interno y provocan la estimulación del nervio en el cerebro. Los daños que se les pueden causar son muy graves. Pueden ser desplazados, tener una infección, erosionarse y hasta desaparecer provocando una pérdida significativa de la audición. Aunque pueden ser reparados con cirugía o con una prótesis artificial para reemplazar el hueso.

Mirar al trasluz es ineficaz y peligroso. El ‘Ear Conning’ es una terapia de la medicina alternativa que utiliza un cono con forma de vela, fabricado con algodón y recubiertao de aceites herbales y cera de   abeja, que se coloca en un extremo del oído con el fin de quitar la cera. Los  otorrinolaringólogos afirman que esta práctica puede provocar lesiones como quemaduras, oclusiones del conducto auditivo, perforación de tímpano, infecciones y pérdida de audición temporal.

Volar con los oídos tapados puede ser peligroso. Las trompas de Eustaquio, que van desde el centro de cada cavidad del oído a la parte posterior de la garganta, actúan como una válvula de liberación cuando se experimentan cambios de altitud. Normalmente los oídos se adaptan a la presión, aunque tragar o masticar chicle, por lo general, ayuda. En el descenso, cuando se presuriza la cabina, la implosión de tímpano puede causar daños.

Contribuyen al sentido del gusto. Es cierto, juegan un papel en la transmisión de señales de buen gusto a su cerebro. Hay una rama de nervios  que conecta las papilas gustativas -en la parte delantera de la lengua- con el cerebro. Debido a esto, si le pasa algo al oído —una cirugía, una infección…- puede afectar la capacidad de percibir el sabor.

3 capas protectoras. Hay tres capas de la membrana celular que protegen al tímpano: un forro en la parte exterior, un revestimiento en el interior y una capa fibrosa en el medio que es tan delgada como una hoja de papel o una uña. Por eso, el oído puede ser dañado fácilmente, y por desgracia, no se cura correctamente si se rompe. La capa interna no se puede curar, sino que se vuelve más delgada y más fácil de romper.

Si duelen pueden indicar un problema en otras partes del cuerpo. Aunque el dolor de oídos es síntoma de una infección, sinusitis, también puede deberse a algo completamente ajenos a sus oídos. Algunos estudios establecen que el dolor alrededor de la oreja puede ser indicativo de un problema de salud entre las orejas y el abdomen como un tumor renal con dolor de oído. Es lo que se denomina ‘dolor asociado’.

Abusar de la laca puede tener un efecto negativo. El uso regular de este producto puede hacer que la cera se atasque. La solución, colocar un trozo de algodón en los oídos antes de usar el spray para evitar que el cabello trasfiera el producto al oído.

Interesante informacios ¿no crees?

Fuente: http://es.tendencias.yahoo.com/blogs/salud-y-bienestar/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s