EL RETO DE MILLONES DE ESPAÑOLES…EL INSOMNIO.

Insomnio, el reto de millones de españolesTrece millones de personas lo sufren en nuestro país, con lo que eso supone en su día a día. Los expertos alertan, además, de un problema añadido: el abuso de los medicamentos para dormir. No todos los insomnios son iguales y debemos distinguir el insomnio  de “dormir mal”. Los criterios que lo definen son que aparezca por lo menos tres veces a la semana durante un mes y ser suficientemente grave como para estar cansado durante el día, con irritabilidad o deterioro de la actividad diurna. Además, las personas del entorno deben darse cuenta de esta situación y achacarla al hecho de dormir mal.

Si se confirma, hay dos tratamientos: los ansiolíticos y los hipnóticos. Los primeros son los más utilizados porque relajan la tensión nerviosa, disminuyen el estrés y colocan al paciente en una situación de falta de estímulos que le predispone al sueño. Cuando no se responde a este tratamiento, hay que recurrir a los hipnóticos o inductores del sueño, que deben ser prescritos por un psiquiatra. Nunca hay que caer en la automedicación. En ocasiones el abuso de pastillas para dormir es tal, que ya se habla de “almohada química”. Para evitar un mal uso de estos fármacos se debe consultar al médico.

Causas
Son muchos los factores que influyen en la calidad del sueño.

  • El nerviosismo aleja el sueño.
  • Enfermedades, como las que cursan con algún dolor, entre ellas las reumáticas, las jaquecas o las dolencias cardiacas.
  • Algunos fármacos pueden producir insomnio, especialmente los que son estimulantes.
  • Uno de los primeros signos de la depresión o de padecimientos de síndrome de ansiedad es el insomnio.

Soluciones

  • Antes de medicarse, se debe empezar por un tratamiento no farmacológico, con una correcta higiene del sueño.
  • Se debe hacer ejercicio físico al menos seis horas antes de acostarse.
  • Tomar un baño caliente dos horas antes de ir a la cama.
  • Levantarse todos los días a la misma hora.
  • Esperar un par de horas después de la cena para ir a la cama.
  • Evitar excitantes como el café o el alcohol, que fragmenta el sueño la segunda mitad de la noche.
  • Volver los relojes hacia la pared, ya que si nos despertamos de noche, de nada sirve saber la hora.
  • No acostarnos con hambre o demasiado llenos.
  • La lectura antes de apagar la luz puede ser útil siempre que no esté relacionada con la profesión o el trabajo.

Fuente: http://www.diezminutos.es/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s