LA DESCONOCIDA PRINCESA DE LEONARDO DA VINCI.

 

Tras más de dos años de investigación, expertos en arte han confirmado que el retrato ‘La Bella Principessa’ pertenece al genio renacentista Leonardo Da Vinci. No obstante, hasta llegar a esta conclusión la obra ha tenido una historia tras de sí digna de explicar.

Esta obra, pintada sobre pergamino, representa en la corte los Sforza a una joven de perfil cuyo cabello lleva un recogido propio del siglo XV. Fue subastado en 1998 en la prestigiosa casa Christie por el módico precio de 11,400 libras esterlinas (13.500 euros actuales) , creyendo que se trataba de un dibujo realizado en el siglo XIX por un autor desconocido.

Tras haberse asignado la autoría del retrato a Da Vinci, el valor de la obra se ha disparado hasta el punto de tasarse en 150 millones de euros, aproximadamente. Mientras tanto, Christie’s ha intentado negar que se trate de un Da  Vinci autentico y ha sido señalada por no saber detectar, por parte de  sus expertos en arte, la procedencia auténtica de la obra. El antiguo  propietario ya ha comenzado los trámites para demandar a la prestigiosa  casa de subastas por el perjuicio que le ocasionó el error en la  identificación y su posterior venta por tal irrisorio precio.

Tras múltiples estudios e investigaciones, el profesor de Historia  del Arte en la Universidad de Oxford, Martin Kemp ha identificado el  dibujo como ‘la hoja que falta’ de un volumen del siglo XV y vinculado al gran mecenas de Leonardo, el Duque de Milán, Ludovico Sforza.

Kemp ha identificado a la joven como Bianca Sforza, una de las hijas ilegítimas del duque, que fue retratada poco antes de su boda y  falleció pocos meses después de contraer matrimonio. La edad de la  muchacha no se sabe con total seguridad, aunque se calcula que tendría  entre 10 y 13 años.

Huella en el retrato de ‘La Bella Principessa’. (Wikimedia Commons)

La calidad del pergamino, así como los rasguños de este en el margen  izquierdo, parecían indicar que la hoja fue arrancada de un libro de  gran valor editado entre los años 1490-1499 y titulado ‘La Sforziade'(Giovanni Simonetta). También fue de gran ayuda el hallazgo de una  marca de un dedo índice o corazón que, al ser cotejada, ha coincidido  con la encontrada en el retrato de San Jerónimo que se guarda en el  Vaticano. La investigación ha sido meticulosa que se escaneó con una  resolución de 240 millones de píxeles. Finalmente, todas las pruebas  realizadas han apuntado a Leonardo Da Vinci como el verdadero autor.

El estudio ha sacado a la luz que la ‘Sforziade’ pasó por varias  manos tras el saqueo francés de Milán en 1499. En 1518 fue donado por  Francisco I para la boda de Segismundo I, trasladándose el ejemplar a  Polonia; en 1939 se salvó de las llamas tras el incendio provocado por  los nazis en Biblioteca de Zamoyski en Varsovia. De allí pasó a un  monasterio de Czestochowa (sur de Polonia) Se intuye que en algún  momento, entre 1939 y 1998, la hoja tuvo que ser arrancada del libro.

Ahora se presenta la complicada tarea de intentar recuperarla y  adjuntarla al lugar al que pertenece, aunque no será fácil debido al  deseo del actual propietario de la obra que solo se desprenderá de ella  por una suma multimillonaria.

Fuentes: Corriere della sera / The Guardian

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s