UNA ALIMENTACIÓN SANA

Los expertos coinciden en que las claves para una alimentación sana son el equilibrio, la variedad y la moderación en las comidas. Aquí 5 consejos que pueden ayudarte a seguir estas claves.

1) Comer una variedad de alimentos ricos en nutrientes.

Necesitamos más de 40 nutrientes diferentes para una buena salud. Tu selección semanal de alimentos debe incluir el pan, frutas, verduras, productos lácteos, carnes, legumbres y pescado.

¿Cuánto debes comer? Depende de tus necesidades calóricas. No es lo mismo un futbolista que una persona que está todo el día tumbada en el sofá. El primero quema un montón de calorías haciendo ejercicio y por tanto necesitará comer mucho más que el 2º.

2) Disfruta comiendo frutas y verduras.

Las encuestas muestran que la mayoría de las personas no comen estos alimentos lo suficiente. Se recomienda comer 5 porciones de fruta al día y 3-5 porciones de verduras. Si os soy sincero, esto de las porciones en las verduras nunca lo he entendido.

Si no disfrutas comiendo estos alimentos, es hora de comprarse un libro de cocina especializado en estos alimentos. Disfrutarás preparando platos exquisitos y comiéndotelos.

3) Mantener un peso saludable.

Un peso adecuado depende de muchos factores, incluyendo tu sexo, talla, edad y la herencia. El exceso de grasa corporal da origen a una presión arterial alta, enfermedades coronarias, accidente cerebrovasculares, diabetes, algunos tipos de cáncer y otras enfermedades.

Por el lado contrario, estar demasiado delgado/a puede aumentar el riesgo de osteoporosis, irregularidades en la menstruación y otros problemas de salud. Si eres de las personas que está constantemente perdiendo y recuperando peso, un dietista titulado puede ayudarte a desarrollar los hábitos alimentarios necesarios para controlar el peso con éxito.

El ejercicio regular es también importante para mantener un peso saludable.

4) Come porciones moderadas.

No se trata de echarnos en el plato una cantidad increíble de trozos de esa carne guisada que tanto nos gusta. Recuerda que en la moderación está la clave.

5) Reducir, no eliminar ciertos alimentos.

La mayoría de la gente come por placer. Si tus alimentos favoritos son altos en grasa, sal o azúcar, la clave es moderar la cantidad de estos alimentos que comes y la frecuencia con que los comes.

Es necesario identificar las principales fuentes de estos ingredientes en tu dieta y hacer cambios, si es necesario. Los adultos que comen carne rica en grasa en todas las comidas están probablemente comiendo demasiada grasa. Utiliza la información nutricional de la etiqueta de los alimentos para ayudar a equilibrar tus comidas.

La elección de leche descremada o baja en grasa en los productos lácteos y cortes magros de carne pueden reducir significativamente el consumo de grasas.

Si te gusta el pollo frito y no quieres quitarlo de tu dieta únicamente tienes que ingerirlo con menos frecuencia.

Que os ha parecido, interesante información ¿verdad?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s