DEBE PAGAR “TASA DE LIMPIEZA” POR DAR A LUZ EN UN TAXI.

Melissa Crosdale, de 22 años y embarazada de ocho meses y medio, estaba visitando a su hermana en Coventry (Gran Bretaña) cuando empezó a sentir los dolores del parto. Desde allí llamó a un taxi: la idea era llevar a su hijo mayor con el abuelo para luego poder ir tranquilamente al hospital con su hermana. Sin embargo los cálculos de tiempo le fallaron y rompió aguas en el taxi.

Uno pensaría que se daría la típica escena en la que el taxista sacaría un pañuelo blanco, iría “echando leches” al hospital y, mientras, tranquilizaría a la madre diciéndole que ya había pasado varias veces por la misma situación.

Pero a la pobre Melissa fue a tocarle aquel día el taxista miserable.

Según cuenta, el taxista no sólo se negó a asistir a la mujer, también dejó corriendo el taxímetro mientras esperaba la llegada de una ambulancia. Y lo que es más: reprendió a la pobre madre por dejarle la tapicería echa un asco.

Pero, la cosa no acabó ahí: mientras los camilleros subían a Melissa y su hija recién nacida a la ambulancia el taxista se empeñó en que le pagaran 20 libras (unos 23 Euros) como “tasa de suciedad”. Claro, Melissa, entre contracciones y demás dolores lo estaba flipando… pero finalmente tuvo que pagar la tasa.

Afortunadamente madre e hija se encuentran bien y les deseamos lo mejor. Eso sí, al miserable del chófer le deseamos que le vomite en el asiento trasero un elefante borracho y con diarrea.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s